Demasiado tiempo…

Demasiado tiempo que no escribo. Pero es que entre unas cosas y otras no he tenido tiempo de escribir nada en condiciones aquí.

En este mes y pico que he estado sin pasarme por aquí han pasado trescientos millones de cosas. Vale, en realidad no tantas, pero han sido unas poquitas que me han tenido bastante tiempo ocupada. Por ejemplo:

– Semana Santa

– Feria de Sevilla

– Un día que nos escapamos al Salón del Manga de Jerez

– La comunión de mis hermanos (y la preparación de toooodas las cosas)

– He estado en Morón, en la Base Aérea Militar

– El acto de graduación de mi carrera (aunque todavía me falte  más de un mes para terminar)

– Y el combo de exámenes + trabajos que está siempre tan presente

Y, bueno, muchísimas cosas más, pero ahora mismo no caigo. Pero ya os habéis hecho a la idea, ¿no?

También me han pasado muchas cosas en este tiempo.

Por ejemplo, soy Community Manager de Aparte Magazine, una revista online de divulgación que os aconsejo que visitéis, por supuesto. =)

Y ahora estoy agobiada con los examenes finales de la carrera,  liada con la preinscripción del grado superior para el año que viene y estresada porque mis padres están de viaje y tengo que encargarme durante toda la semana de mis hermanos y no doy a basto.

Principalemente, el motivo de esta entrada era para decir que, hasta que se calmen un poco las cosas en mi mundo, iba a tener algo abandonado el blog. Puede que no tarde tanto como la última vez, pero al menos ahora será justificado.

Así que nos vemos a mi vuelta y espero traer noticias de que ya he terminado la carrera y de que he conseguido un trabajo para el verano.

Que os vaya muy bien el final de curso  y mucha suerte para los exámenes :)

Cuestión de futuro

De un tiempo a esta parte hay una palabra que me asusta pero que a la vez me fascina: futuro.

El futuro… Será la edad o qué sé yo, pero cada vez me da más miedo enfrentarme a él, cada vez estoy más asustada y lo veo un poquito más negro.

Es que… es que… ¡Jo!

Marzo parece que es la época en la que todo el mundo ha decidido, por lo menos, lo que va a hacer el próximo año. Vale, casi todas las cosas que requieren matrícula y papeleo y todo eso se suelen hacer ahora. ¡Pues eso! Todo el mundo sabe ya lo que va a hacer…

Una amiga se va el curso que viene de Erasmus a Hielolandia, que era lo que quería; a otro amigo le van a dar un becón (entiéndase, beca de las tochas) para ir a trabajar a Noruega; y mi novio sabe que, pase lo que pase, él quiere seguir su camino por el mundo del dibujo.

¿Y yo qué?

¿Yo? Pues este año termino la carrera de Magisterio de Primaria (como se dice “si Dios quiere”, que más le vale que quiera…) y ¿qué quiero hacer luego? Pues muchas cosas, pero parece que no puedo hace nada.

Más