Crónica de la crónica del viaje a Madrid de 36 horas

Pensaba escribir un buen tocho de entrada contando cada detalle de mi viaje este fin de semana a Madrid (sí, cada detalle), pero estaba revisando lo que llevaba de entrada (que aún no había terminado) y hasta yo me he dado cuenta de que era excesivamente larga.

Tengo un problema bastante serio, y es que yo soy muy descriptiva. Vale, puede que no sea un problema así a simple vista, pero os aseguro que lo mío lo es. A mí me encanta hablar, hablar y hablar y contar cosas de mi vida a la gente, aunque eso no es del todo cierto, soy muy selectiva con las personas con las que hablo sobre mí (y miradme, escribiendo en un blog cosas sobre mi vida que puede verlo quien quiera, acabo de caer en eso). El caso es que por ejemplo a mi novio se que lo agobio algunas veces, porque si le tengo que contar algo que me ha pasado en menos de 5 minutos en un momento determinado, tardo 20 en contarlo todo con pelos y señales. Me gusta dar detalles, me gusta que la gente entienda bien lo que quiero decir, pero sé que a veces me paso y mucho. Y ahora que puedo escribir en un blog pues me paso más aún.

Pero bueno, en definitiva, he decidido que, obviamente, no voy a seguir escribiendo la entrada antigua, no quiero aburriros. Vale, estaba intentando hacerla amena y con anécdotas divertidas pero hasta yo me he cansado y sé que vosotros os cansareis antes.

Simplemente, para comentar algo del viaje, os cuento que me fui con Cardemm, mi hermano y mi padre a Madrid al concierto de 30 Seconds To Mars, el primer concierto que daban en España, que no quería perderme y que llevaba con las entradas compradas desde principio de verano. El concierto fue genial, me emocioné en algunos momentos, grité y salté como una loca en otros, e incluso también me agobié y lo pasé algo mal, porque había momentos en los que no veía nada de nada, o no podía respirar bien por culpa del humo de alguna gente que fumaba cigarros (y lo que no eran cigarros) o simplemente porque el cansancio de todo el día de viaje empezaba a poder conmigo. Me lo pasé muy muy bien aunque, para ser sincera, disfruté más los conciertos de 2007 y 2008, pero no porque el de Madrid no estuviera bien, sino por mí, porque este concierto me ha hecho pensar en muchas cosas acerca de mí y he visto que ya una con 20 años es algo diferente a como era con 17. Que eso no quiere decir que no vaya a repetir si vuelven a venir a España, claro. Es una experiencia genial, pero ya sé que para la próxima tengo que ir más de tranqui. =)

Y, ya que estuve pensando, me di cuenta de lo realmente importante de este viaje y este concierto, y lo que hizo que disfrutase de él; y fue ir con Cardemm. Hace tres años disfruté como una enana en los conciertos, viendo el concierto desde la primera fila, esperando casi medio día antes para entrar, y cosas que se hacen en los conciertos. Disfruté como una enana, sí, pero es que era una enana, al fin y al cabo. Y ahora me he dado cuenta de que “soy demasiado vieja para estas cosas“, y lo descubrí cuando no paraba de lanzarle miraditas de envidia a toda la gente que veía el concierto desde las gradas. Si no hubiera sido por Cardemm, yo habría intentado hacer lo mismo que en los otros conciertos y sé que no habría salido viva. Ver como se ponía nervioso porque yo estaba nerviosa por entrar, que me buscase sitios por donde podía ver mejor el concierto, cogerle de la mano para levantarlas y saltar, abrazarle en las canciones lentas y, sobre todo, que estuviese allí conmigo, fue lo mejor del concierto. Y no lo habría cambiado por nada del mundo :)

Gracias por estar conmigo ^.^

Y bueno, pues aquí acaba la crónica de la crónica del viaje/concierto. Sé que no hay fotos, pero es que en el concierto no hice y las que tengo de Madrid están aún en la cámara. Pero bueno, si tenéis ganas de verlas, yo os las enseño.

EDITO:

Y a petición popular (vale, sólo Paula, pero con ella me vale) aquí pongo algunas fotitos:

En la puerta del hotel, pasando un poco de frío, sinceramente

Presumiendo de Foster :p

Fotos pre-concierto, en la cola y una vez dentro.

En el edificio de la Real Academia Española, que está al lado del Museo del Prado.

Presumiendo de comilona en Trujillo, migas extremeñas y nata cocida.

Y estas fueron nuestras camisetas molonas, hechas por Cardemm, para el concierto.

Anuncios

2 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. Solemboom
    Dic 22, 2010 @ 17:55:20

    ¡Pon una foto, mujer, votamos por foto!

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: